El partido fue digno cierre del día, glorioso para el deporte español. Quizá no hubo fútbol de muchos quilates, pero sobró la emoción típicamente copera, aderezada con una buena ración de goles.